martes, 19 de marzo de 2013

El final de los tiempos


 

El final de los tiempos

 

 

Licenciada Lupita:

 

He escuchado todo tipo de versiones acerca de lo que sucederá después de la renuncia del Papa Benedicto XVI. Dicen que el hecho de que haya dos Papas en Roma es una señal clara de que ya viene el final. Que San Malaquías profetizó lo que está pasando, y que en revelaciones privadas se han dado detalles de cómo será esto. Que se apagará el Sol, habrá tres días de oscuridad total, se verá una Cruz en el cielo…

 

Yo pertenezco a una Comunidad de Oración y estamos un poco asustadas. ¿Puedes decirnos algo al respecto?

Josefina V.

 

Pina:

 

Fue el mismísimo Jesucristo quien nos advirtió que de “Aquel día y hora, nadie sabe; ni siquiera los Ángeles del Cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque, como en los días de Noé, así será la Venida del Hijo del Hombre.

 

 Pues así como en aquellos días, antes del Diluvio, estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio hasta el día en que entró Noé en el Arca, y no comprendieron hasta que vino el Diluvio y se los llevó a todos, así será la Venida del Hijo del Hombre.

 

Entonces estarán dos en el campo; uno será llevado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en el molino; una será llevada y la otra será dejada. Por tanto, velad, porque no sabéis en qué día vuestro Señor viene. Pero comprended esto: si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, hubiera estado alerta y no hubiera permitido que entrara en su casa.

 

 Por eso, también vosotros estad preparados, porque a la hora que no pensáis vendrá el Hijo del Hombre” (Mt. 24, 36-44) La enseñanza de la Iglesia ha sido siempre la misma: “Vosotros estad preparados”. Pero no se trata de vivir con miedo a fenómenos cósmicos, sino con un santo temor de ofender a Dios. Para los católicos, el final de los tiempos es una bendición, pues llegará Jesucristo Glorioso; si se apaga el Sol, será entonces que su Luz nos llenará de vida y claridad.

 

 Las profecías y revelaciones privadas son útiles cuando confirman nuestra Fe y nos motivan a una auténtica conversión; a un cambio de vida, a la luz de los criterios de Cristo. Sin embargo, no forman parte de la enseñanza oficial del Magisterio Eclesiástico, pues nada nuevo aportan a lo ya revelado en las Sagradas Escrituras y la Tradición. Sobre las profecías de San Malaquías, además, existen dudas fundadas acerca de que el Santo sea su autor
 

 

Sin embargo, conviene estar alertas. ¿Es que no notamos el deterioro moral de la Humanidad? ¡Nos hemos olvidado de Dios!; lo ignoramos flagrantemente; nos hemos entregado a una cultura de muerte a través del abuso del alcohol y las drogas, las infidelidades, la delincuencia organizada, la búsqueda del placer por el placer mismo (permitiendo y promoviendo aberraciones); mentiras, rupturas, engaños, deseos de poder, abandono de hijos, mentalidad anti-vida…

 

La segunda Venida de Cristo puede darse en cualquier momento y, por tanto, preguntémonos: ¿Estamos preparados para su llamado? ¿Hemos considerado nuestro destino eterno?

 

 Estamos a tiempo de reconocer a Dios como Rey del Universo, de consagrar nuestras acciones a su Voluntad, de pedir la intercesión de María para que en el mundo reine la Civilización del Amor.

 

 No sé qué tan inminente sea el final de los tiempos, porque hay señales y siempre las ha habido. Están ahí para que, sin miedos pero con Fe, retomemos la Moral cristiana

 

 

 

 

Lupita Venegas Leiva/Psicóloga www.valoraradio.org            Twitter: @lupitavenegasdc               

 

Face: Lupita Venegas Oficial

 

 

Acciones para recuperar la alegría de vivir


 

 

Acciones para recuperar la alegría de vivir

 

Querida Lupita:

 

Después de 15 años de casada, y con tres hijos, me he divorciado. Creo sinceramente que me dejé guiar por las personas y las filosofías equivocadas. Necesito encontrarme con Dios. Me dijeron que yo estaría bien después de mi divorcio, pero sólo siento arrepentimiento. Creo que ya es tarde para recuperar a mi familia. Me siento triste, decepcionada, dolida. ¿Cómo seguir adelante?

 

María Inés.


Querida Inés:

 

Si por malas decisiones perdiste, por buenas decisiones a partir de hoy, ¡ganarás!

 

 Ante una ciudad devastada, nos queda limpiar y ordenar para empezar la re-construcción. Cuando una familia se ha roto, se experimenta esta sensación de estar frente a un panorama  deprimente que no permite ver con claridad por dónde empezar.

 

 La decisión que te facilitará entender la vida como Dios nos la dio y entenderla como un paso a la eternidad, será recuperar, en primer lugar, el joie de vive, la alegría de vivir. La persona que se sabe amada por Dios, Padre amoroso y protector, se torna agradecida y alegre. Recuerda que tu tesoro está donde está tu corazón. Entre más tiempo, dinero y energía le dediques a tu dolor, más te apegarás a él. Pero si eliges dedicarte a conocer y a amar a Dios, más de Él habrá en ti y más bendiciones llegarán a tu vida.


 Te propongo 6 acciones cristianas que te devolverán la alegría de vivir y, aunque no estén las circunstancias de tu vida como quisieras, muy pronto serán incluso mejores de lo que has imaginado:


 1. Toma el control de tu mente. “Si algo es digno de alabanza, en eso pensad” (Fil.4, 8). Elimina los pensamientos negativos, que te hacen recordar tus errores en forma recriminatoria. Decídete a desarrollar el hábito de ser positiva.


 2. Genera una nueva forma de pensar, a partir del conocimiento de la Palabra de Dios. Platón afirmaba que la forma más baja del conocimiento es la opinión. Deja de escuchar opiniones y busca la Verdad en donde está: en las Sagradas Escrituras, explicadas por el Magisterio de la Iglesia. La Verdad es Cristo Vivo; búscalo en una experiencia espiritual, un Retiro, un Grupo de Evangelización, durante las Misiones de Semana Santa, etc


3. Desarrolla hábitos que te humanizan y dignifican. A nivel corporal, siempre conviene habituarse a una dieta sana y a la práctica del ejercicio cotidiano. Elige lecturas que edifican.

4. Júntate con gente positiva. Personas que han experimentado el Poder de Dios sobre sus vidas y lo aceptan como Su Señor. Forma parte de algún Movimiento Parroquial o Eclesial


5. Aprende a discernir los criterios del mundo y los de Cristo. Inicia un programa de vida alejándote del pecado. “Sed hacedores de la Palabra, y no solamente oidores” (Sgto. 1, 22). Frecuenta la Confesión y la Eucaristía.

 
 6. Cada día agradece y bendice en todo momento por la vida, por tus hijos, por tu esposo. Ruega con Fe por la unidad de los matrimonios, y pon toda tu confianza en el Señor. Vida plena de oración

 

Tú puedes recuperar todo lo perdido, Dios Mediante, si te entregas en este camino, que es toda una ruta de verdadera conversión.

 

 

 

 

Lupita Venegas Leiva/Psicóloga www.valoraradio.org Twitter: @lupitavenegasdc Face: Lupita Venegas Oficial

 

jueves, 14 de marzo de 2013

Nuestro Papa "Francisco I"


Hermosa familia Valora:

 

Quiero compartir con todos ustedes la alegría de conocer a nuestro Papa Francisco, electo el miércoles 13 de marzo.

Pese a los vaticinios que se hacen de todo tipo, Cristo nos muestra que es El quien conduce la Iglesia. El Espíritu Santo asistió a este cónclave en que tan solo después de 3 votaciones quedó definido quién ocuparía la silla de Pedro.

 

Destaco algunos rasgos de su personalidad que pudimos captar en el momento de su presentación:

·         Me entusiasma ver la espontaneidad del Papa Francisco, que empezó su mensaje diciendo francamente: "Buona Sera" “Buena noche”

·         Impacta su buen humor que lo hace tan cercano a quienes lo escuchamos. Mencionó en broma: "Mis hermanos han ido a buscar al Papa hasta el fin de mundo". Vive con la alegría que debe vivir todo cristiano.

·         Hombre de oración. Inicia orando especialmente por el Papa emérito Benedicto XVI. Signo también de la unidad de la Iglesia; toma la estafeta y sigue siendo Pedro.

·         Subraya la importancia de la oración constante al pedirnos que oremos por Él.

·         Nos da una bendición una vez que con sencillez ha pedido nuestro apoyo. Este Pontificado nos hará conscientes de que nosotros somos y hacemos la Iglesia, laicos y consagrados deberemos trabajar por ella.

·         Mariano. Porque  encomienda a Roma a María Santísima. Y le lleva flores tempranito a la mañana siguiente.

Amor especialísimo por los pobres. Elige el nombre del Santo de Asís, el "pobrecillo de Asís" que libremente renuncia a los bienes materiales. El Santo que reconstruye a la Iglesia desde este rasgo de Jesucristo: la humildad.

De inmediato empezó a circular su biografía en la que se destaca por una vida congruente, sencilla, al cuidado de los enfermos, cercano a los que sufren. Viajando en "subte" (tren subterráneo) y preparándose su propia comida. Sabemos que nace en un hogar sencillo de padre trabajador (en una ferroviaria) y madre dedicada al hogar. Entra al seminario jesuita a los 21 años de edad. Inteligente y conocedor de varios idiomas, prospera en la Iglesia hasta llegar a ser Obispo y ocupar importantes cargos dentro de ella. No tiene un pulmón pero goza de muy buena salud. Valiente defensor de la vida, la dignidad humana y la familia.

 

Les invito a conocerlo más y a orar por El. Creo que la Iglesia tendrá una nueva primavera, pero no sucederá si no retomamos el orden moral en nuestras vidas. Conocer, vivir y transmitir a Cristo es nuestra misión dentro del rebaño que este humilde y gran Pastor conducirá hacia la Civilización del Amor.

 

Con un fuerte abrazo y gran alegría,

Lupita Venegas